Holy Bible project logo icon
FREE OFF-line Bible for Android Get Bible on Google Play QR Code Android Bible
Holy Bible
for Android

is a powerful Bible Reader which has possibility to download different versions of Bible to your Android device.

Bible Verses
for Android

Bible verses includes the best bible quotes in more than 35 languages

Pear Bible KJV
for Android

is an amazing mobile version of King James Bible that will help you to read this excellent book in any place you want.

Pear Bible BBE
for Android

is an amazing mobile version of Bible in Basic English that will help you to read this excellent book in any place you want.

Pear Bible ASV
for Android

is an amazing mobile version of American Standard Version Bible that will help you to read this excellent book in any place you want.

BIBLE VERSIONS / La Biblia RVA / Antiguo Testamento / Daniel

La Biblia RVA - Reina-Valera

Ezequiel Daniel Oseas

Capítulo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

1 NABUCODONOSOR rey, a todos los pueblos, naciones, y lenguas, que moran en toda la tierra: Paz os sea multiplicada:

2 Las senales y milagros que el alto Dios ha hecho conmigo, conviene que yo las publique.

3 !Cuan grandes son sus senales, y cuan potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su senorio hasta generacion y generacion.

4 Yo Nabucodonosor estaba quieto en mi casa, y floreciente en mi palacio.

5 Vi un sueno que me espanto, y las imaginaciones y visiones de mi cabeza me turbaron en mi cama.

6 Por lo cual yo puse mandamiento para hacer venir delante de mi todos los sabios de Babilonia, que me mostrasen la declaracion del sueno.

7 Y vinieron magos, astrologos, Caldeos, y adivinos: y dije el sueno delante de ellos, mas nunca me mostraron su declaracion;

8 Hasta tanto que entro delante de mi Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en el cual hay espiritu de los dioses santos, y dije el sueno delante de el, diciendo:

9 Beltsasar, principe de los magos, ya que he entendido que hay en ti espiritu de los dioses santos, y que ningun misterio se te esconde, expresame las visiones de mi sueno que he visto, y su declaracion.

10 Aquestas las visiones de mi cabeza en mi cama: Pareciame que veia un arbol en medio de la tierra, cuya altura era grande.

11 Crecia este arbol, y haciase fuerte, y su altura llegaba hasta el cielo, y su vista hasta el cabo de toda la tierra.

12 Su copa era hermosa, y su fruto en abundancia, y para todos habia en el mantenimiento. Debajo de el se ponian a la sombra las bestias del campo, y en sus ramas hacian morada las aves del cielo, y manteniase de el toda carne.

13 Veia en las visiones de mi cabeza en mi cama, y he aqui que un vigilante y santo descendia del cielo.

14 Y clamaba fuertemente y decia asi: Cortad el arbol, y desmochad sus ramas, derribad su copa, y derramad su fruto: vayanse las bestias que estan debajo de el, y las aves de sus ramas.

15 Mas la cepa de sus raices dejareis en la tierra, y con atadura de hierro y de metal entre la hierba del campo; y sea mojado con el rocio del cielo, y su parte con las bestias en la hierba de la tierra.

16 Su corazon sea mudado de corazon de hombre, y seale dado corazon de bestia, y pasen sobre el siete tiempos.

17 La sentencia es por decreto de los vigilantes, y por dicho de los santos la demanda: para que conozcan los vivientes que el Altisimo se ensenorea del reino de los hombres, y que a quien el quiere lo da, y constituye sobre el al mas bajo de los hombres.

18 Yo el rey Nabucodonosor he visto este sueno. Tu pues, Beltsasar, diras la declaracion de el, porque todos los sabios de mi reino nunca pudieron mostrarme su interpretacion: mas tu puedes, porque hay en ti espiritu de los dioses santos.

19 Entonces Daniel, cuyo nombre era Beltsasar, estuvo callando casi una hora, y sus pensamientos lo espantaban: El rey hablo, y dijo: Beltsasar, el sueno ni su declaracion no te espante. Respondio Beltsasar, y dijo: Senor mio, el sueno sea para tus enemigos, y su declaracion para los que mal te quieren.

20 El arbol que viste, que crecia y se hacia fuerte, y que su altura llegaba hasta el cielo, y su vista por toda la tierra;

21 Y cuya copa era hermosa, y su fruto en abundancia, y que para todos habia mantenimiento en el; debajo del cual moraban las bestias del campo, y en sus ramas habitaban las aves del cielo,

22 Tu mismo eres, oh rey, que creciste, y te hiciste fuerte, pues crecio tu grandeza, y ha llegado hasta el cielo, y tu senorio hasta el cabo de la tierra.

23 Y cuanto a lo que vio el rey, un vigilante y santo que descendia del cielo, y decia: Cortad el arbol y destruidlo: mas la cepa de sus raices dejareis en la tierra, y con atadura de hierro y de metal en la hierba del campo; y sea mojado con el rocio del cielo, y su parte sea con las bestias del campo, hasta que pasen sobre el siete tiempos:

24 Esta es la declaracion, oh rey, y la sentencia del Altisimo, que ha venido sobre el rey mi senor:

25 Que te echaran de entre los hombres, y con las bestias del campo sera tu morada, y con hierba del campo te apacentaran como a los bueyes, y con rocio del cielo seras banado; y siete tiempos pasaran sobre ti, hasta que entiendas que el Altisimo se ensenorea en el reino de los hombres, y que a quien el quisiere lo dara.

26 Y lo que dijeron, que dejasen en la tierra la cepa de las raices del mismo arbol, significa que tu reino se te quedara firme, luego que entiendas que el senorio es en los cielos.

27 Por tanto, oh rey, aprueba mi consejo, y redime tus pecados con justicia, y tus iniquidades con misericordias para con los pobres; que tal vez sera eso una prolongacion de tu tranquilidad.

28 Todo aquesto vino sobre el rey Nabucodonosor.

29 A cabo de doce meses, andandose paseando sobre el palacio del reino de Babilonia,

30 Hablo el rey, y dijo: ?No es esta la gran Babilonia, que yo edifique para casa del reino, con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi grandeza?

31 Aun estaba la palabra en la boca del rey, cuando cae una voz del cielo: A ti dicen, rey Nabucodonosor; el reino es traspasado de ti:

32 Y de entre los hombres te echan, y con las bestias del campo sera tu morada, y como a los bueyes te apacentaran: y siete tiempos pasaran sobre ti, hasta que conozcas que el Altisimo se ensenorea en el reino de los hombres, y a quien el quisiere lo da.

33 En la misma hora se cumplio la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comia hierba como los bueyes, y su cuerpo se banaba con el rocio del cielo, hasta que su pelo crecio como de aguila, y sus unas como de aves.

34 Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alce mis ojos al cielo, y mi sentido me fue vuelto; y bendije al Altisimo, y alabe y glorifique al que vive para siempre; porque su senorio es sempiterno, y su reino por todas las edades.

35 Y todos los moradores de la tierra por nada son contados: y en el ejercito del cielo, y en los habitantes de la tierra, hace segun su voluntad: ni hay quien estorbe su mano, y le diga: ?Que haces?

36 En el mismo tiempo mi sentido me fue vuelto, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mi, y mis gobernadores y mis grandes me buscaron; y fui restituido a mi reino, y mayor grandeza me fue anadida.

37 Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdad, y sus caminos juicio; y humillar puede a los que andan con soberbia.

<< ← Prev Top Next → >>