Holy Bible project logo icon
FREE OFF-line Bible for Android Get Bible on Google Play QR Code Android Bible
Holy Bible
for Android

is a powerful Bible Reader which has possibility to download different versions of Bible to your Android device.

Bible Verses
for Android

Bible verses includes the best bible quotes in more than 35 languages

Pear Bible KJV
for Android

is an amazing mobile version of King James Bible that will help you to read this excellent book in any place you want.

Pear Bible BBE
for Android

is an amazing mobile version of Bible in Basic English that will help you to read this excellent book in any place you want.

Pear Bible ASV
for Android

is an amazing mobile version of American Standard Version Bible that will help you to read this excellent book in any place you want.

BIBLE VERSIONS / La Biblia RVA / Nuevo Testamento / Lucas

La Biblia RVA - Reina-Valera

Marcos Lucas Juan

Capítulo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

1 Y JUNTANDO a sus doce discipulos, les dio virtud y potestad sobre todos los demonios, y que sanasen enfermedades.

2 Y los envio a que predicasen el reino de Dios, y que sanasen a los enfermos.

3 Y les dice: No tomeis nada para el camino, ni baculo, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni tengais dos vestidos cada uno.

4 Y en cualquiera casa en que entrareis, quedad alli, y de alli salid.

5 Y todos los que no os recibieren, saliendoos de aquella ciudad, aun el polvo sacudid de vuestros pies en testimonio contra ellos.

6 Y saliendo, rodeaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio, y sanando por todas partes.

7 Y oyo Herodes el tetrarca todas las cosas que hacia; y estaba en duda, porque decian algunos: Juan ha resucitado de los muertos;

8 Y otros: Elias ha aparecido; y otros: Algun profeta de los antiguos ha resucitado.

9 Y dijo Herodes: A Juan yo degolle: ?quien pues sera este, de quien yo oigo tales cosas? Y procuraba verle.

10 Y vueltos los apostoles, le contaron todas las cosas que habian hecho. Y tomandolos, se retiro aparte a un lugar desierto de la ciudad que se llama Bethsaida.

11 Y como lo entendieron las gentes, le siguieron; y el las recibio, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que tenian necesidad de cura.

12 Y el dia habia comenzado a declinar; y llegandose los doce, le dijeron: Despide a las gentes, para que yendo a las aldeas y heredades de alrededor, procedan a alojarse y hallen viandas; porque aqui estamos en lugar desierto.

13 Y les dice: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos mas que cinco panes y dos pescados, si no vamos nosotros a comprar viandas para toda esta compania.

14 Y eran como cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discipulos: Hacedlos sentar en ranchos, de cincuenta en cincuenta.

15 Y asi lo hicieron, haciendolos sentar a todos.

16 Y tomando los cinco panes y los dos pescados, mirando al cielo los bendijo, y partio, y dio a sus discipulos para que pusiesen delante de las gentes.

17 Y comieron todos, y se hartaron; y alzaron lo que les sobro, doce cestos de pedazos.

18 Y acontecio que estando el solo orando, estaban con el los discipulos; y les pregunto diciendo: ?Quien dicen las gentes que soy?

19 Y ellos respondieron, y dijeron: Juan el Bautista; y otros, Elias; y otros, que algun profeta de los antiguos ha resucitado.

20 Y les dijo: ?Y vosotros, quien decis que soy? Entonces respondiendo Simon Pedro, dijo: El Cristo de Dios.

21 Mas el, conminandolos, mando que a nadie dijesen esto;

22 Diciendo: Es necesario que el Hijo del hombre padezca muchas cosas, y sea desechado de los ancianos, y de los principes de los sacerdotes, y de los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer dia.

23 Y decia a todos: Si alguno quiere venir en pos de mi, nieguese a si mismo, y tome su cruz cada dia, y sigame.

24 Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perdera; y cualquiera que perdiere su vida por causa de mi, este la salvara.

25 Porque ?que aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y se pierda el a si mismo, o corra peligro de si?

26 Porque el que se avergonzare de mi y de mis palabras, de este tal el Hijo del hombre se avergonzara cuando viniere en su gloria, y del Padre, y de los santos angeles.

27 Y os digo en verdad, que hay algunos de los que estan aqui, que no gustaran la muerte, hasta que vean el reino de Dios.

28 Y acontecio como ocho dias despues de estas palabras, que tomo a Pedro y a Juan y a Jacobo, y subio al monte a orar.

29 Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente.

30 Y he aqui dos varones que hablaban con el, los cuales eran Moises y Elias;

31 Que aparecieron en majestad, y hablaban de su salida, la cual habia de cumplir en Jerusalem.

32 Y Pedro y los que estaban con el, estaban cargados de sueno: y como despertaron, vieron su majestad, y a aquellos dos varones que estaban con el.

33 Y acontecio, que apartandose ellos de el, Pedro dice a Jesus: Maestro, bien es que nos quedemos aqui: y hagamos tres pabellones, uno para ti, y uno para Moises, y uno para Elias; no sabiendo lo que se decia.

34 Y estando el hablando esto, vino una nube que los cubrio; y tuvieron temor entrando ellos en la nube.

35 Y vino una voz de la nube, que decia: Este es mi Hijo amado; a el oid.

36 Y pasada aquella voz, Jesus fue hallado solo: y ellos callaron; y por aquellos dias no dijeron nada a nadie de lo que habian visto.

37 Y acontecio al dia siguiente, que apartandose ellos del monte, gran compania les salio al encuentro.

38 Y he aqui, un hombre de la compania clamo, diciendo: Maestro, ruegote que veas a mi hijo; que es el unico que tengo:

39 Y he aqui un espiritu le toma, y de repente da voces; y le despedaza y hace echar espuma, y apenas se aparta de el quebrantandole.

40 Y rogue a tus discipulos que le echasen fuera, y no pudieron.

41 Y respondiendo Jesus, dice: !Oh generacion infiel y perversa! ?hasta cuando tengo de estar con vosotros, y os sufrire? Trae tu hijo aca.

42 Y como aun se acercaba, el demonio le derribo y despedazo: mas Jesus increpo al espiritu inmundo, y sano al muchacho, y se lo volvio a su padre.

43 Y todos estaban atonitos de la grandeza de Dios. Y maravillandose todos de todas las cosas que hacia, dijo a sus discipulos:

44 Poned vosotros en vuestros oidos estas palabras; porque ha de acontecer que el Hijo del hombre sera entregado en manos de hombres.

45 Mas ellos no entendian esta palabra, y les era encubierta para que no la entendiesen; y temian preguntarle de esta palabra.

46 Entonces entraron en disputa, cual de ellos seria el mayor.

47 Mas Jesus, viendo los pensamientos del corazon de ellos, tomo un nino, y pusole junto a si,

48 Y les dice: Cualquiera que recibiere este nino en mi nombre, a mi recibe; y cualquiera que me recibiere a mi, recibe al que me envio; porque el que fuere el menor entre todos vosotros, este sera el grande.

49 Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros.

50 Jesus le dijo: No se lo prohibais; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

51 Y acontecio que, como se cumplio el tiempo en que habia de ser recibido arriba, el afirmo su rostro para ir a Jerusalem.

52 Y envio mensajeros delante de si, los cuales fueron y entraron en una ciudad de los Samaritanos, para prevenirle.

53 Mas no le recibieron, porque era su traza de ir a Jerusalem.

54 Y viendo esto sus discipulos Jacobo y Juan, dijeron: Senor, ?quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elias?

55 Entonces volviendose el, los reprendio, diciendo: Vosotros no sabeis de que espiritu sois;

56 Porque el Hijo del hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

57 Y acontecio que yendo ellos, uno le dijo en el camino: Senor, te seguire donde quiera que fueres.

58 Y le dijo Jesus: Las zorras tienen cuevas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del hombre no tiene donde recline la cabeza.

59 Y dijo a otro: Sigueme. Y el dijo: Senor, dejame que primero vaya y entierre a mi padre.

60 Y Jesus le dijo: Deja los muertos que entierren a sus muertos; y tu, ve, y anuncia el reino de Dios.

61 Entonces tambien dijo otro: Te seguire, Senor; mas dejame que me despida primero de los que estan en mi casa.

62 Y Jesus le dijo: Ninguno que poniendo su mano al arado mira atras, es apto para el reino de Dios.

<< ← Prev Top Next → >>